Temas de Ayuda

No, en caso de que su vehículo sea convertido al uso de GNV, este podrá funcionar con ambos combustibles, GNV o gasolina.

 

En Santiago actualmente existen 18 estaciones de servicio de Gas Natural, puedes ver cuál es la que más te acomoda revisando el mapa aquí.

Adicionalmente, existen 6 estaciones entre Punta Arenas y Puerto Natales.

Para que un vehículo pueda utilizar GNV, se le debe instalar un kit de conversión, el cual permite almacenar el Gas Natural  e inyectarlo al motor de manera óptima.

Hoy se trabaja con equipos de 5° generación lo que permite reducir las emisiones y maximizar el rendimiento del vehículo cuando está en modalidad a Gas Natural.

Los vehículos a gasolina que se han convertido a gas natural no sufren pérdida de potencia, información respaldada por estudio de DUOC, para más información sobre este estudio pincha aquí.

Como regla práctica en términos equivalentes 1 m3 de gas natural reemplaza 1,13 lts de gasolina.

Por lo que para calcular el rendimiento en gas se debe multiplicar por 1,1 el rendimiento a gasolina. Por ejemplo, si tú vehículo rinde 10 km/lt de gasolina, utilizando GNV rendirá 11 km/m3.

Un estanque de gas presurizado constituye probablemente el componente más firme del vehículo. Son estanques de acero, sin costuras y de más de un centímetro de espesor, por lo que están diseñado para trabajar en las peores condiciones.

Es importante señalar, que los estanques deben ser reinspeccionados cada 5 años (Norma Chilena NCh 2265).

La carga de un vehículo toma entre 3 y 5 minutos, y permite cargar entre 16 y 18 m3, lo que permite recorrer 180 kms. aproximadamente. Por lo que gracias al Gas Natural, su vehículo gana en autonomía, pasando de 400 km en gasolina a 580 kms entre Gas Natural y gasolina.

El Gas Natural Vehicular no las daña. Como en cualquier vehículo las culatas se dañan si el motor se repara con repuestos de regular calidad.

EL GNV proviene del Gas Natural, que es un hidrocarburo gaseoso compuesto principalmente por metano (CH4).

El GLP (Gas licuado de Petróleo), está compuesto por una mezcla en diferentes porcentajes de Propano (C3H8) y Butano (C4H10). Es un combustible que se obtiene del procesamiento del petróleo crudo en las refinerías. El GLP se encuentra en estado gaseoso pudiendo pasar a estado líquido con una presión relativamente baja. Es más pesado que el aire, por lo que en caso de fuga este se acumula peligrosamente sobre la superficie.

ABSOLUTAMENTE NO. Intentar llenar un estanque diseñado para GLP en una estación de GNV resulta sumamente peligroso debido a que las condiciones de trabajo de cada equipo son completamente diferentes. Mientras que los cilindros de vehículos convertidos para usar GLP están diseñados para almacenar el gas a 7 bar de presión, los vehículos convertidos para usar GNV lo están para almacenar el gas a 200 bar de presión. Además todos los demás componentes del equipo de conversión están diseñados para presiones diferentes de trabajo.

Los vehículos que operan con gas natural son más seguros que los que operan con combustibles tradicionales tal como es el caso de la gasolina. De hecho, en otros países muchos empresarios de transporte escolar eligen el gas natural para sus buses escolares porque el gas natural vehicular, a diferencia de la gasolina, se disipa a la atmósfera en el evento de un accidente. La gasolina se empoza en el suelo, creando un riesgo de incendio.

El gas natural tiene una temperatura de ignición alta, alrededor de 650 grados Celcius, comparado con alrededor de 350 grados Celcius de la gasolina. 

También tiene un rango estrecho de inflamabilidad; eso es, en concentraciones en el aire inferiores a alrededor de 5 % y superiores a alrededor de 15 %, el gas natural no se inflama. 

La temperatura alta de ignición y el rango limitados de inflamabilidad del gas natural hacen que sea poco probable una ignición o combustión accidental.

El gas natural no es tóxico o corrosivo y no contaminará el agua subterránea.

Si el equipo es afectado y hay fugas de GNC muy apreciables, disperse a las personas que lo acompañan como a las que pudieran estar cerca y trate de ubicar su automóvil en una zona que este fuera de contacto con el tránsito y de la población. Si las circunstancias lo permiten, intente cerrar las válvulas del estanque y de carga, dando aviso a los bomberos, si no puede manejar la situación por sí mismo.

Existen estanques de diferentes tamaños, los que pueden ir desde los 60 hasta los 90 litros, y se instalan de manera de influir lo menos posible en el vehículo.

El gas natural es el combustible alternativo que tiene la combustión más limpia.

Las emisiones de la descarga de vehículos GNV son mucho más bajas que las de vehículos a gasolina:

• Las emisiones de monóxido de carbono son en promedio un 70% menor.

• Las emisiones de hidrocarburos no metánicos son 89 % menores 

• Las emisiones de óxidos de nitrógeno son 87 % más bajas. 

• Además de estas reducciones en contaminantes, los vehículos a gas natural respecto a los vehículos a gasolina también emiten cantidades significativamente menores de gases de invernadero.

La conversión demora un día, si entra en la mañana al taller, durante las últimas horas del día estará listo para consumir GNV.

Puedes realizar la conversión en cualquiera de los talleres autorizados por el Ministerio de Transporte, conócelos haciendo clic aquí.

Según el Decreto N°55 de 1998, solo se autoriza la conversión al GNV los siguientes tipos de vehículos:

Que presten servicios de Taxi y Taxis Colectivos, y que tengan menos de 7 años de antigüedad.

Que sean vehículos de categoría comerciales livianos y medianos, diseñados para el transporte de carga o transporte de pasajeros, y que tengan menos de 5 años de antigüedad.

Para mayores consultas puede ponerse en contacto con Metrogas de Santiago de Chile o bien con la asociación internacional de vehículos a gas natural (IANGV).